Blog

Discurso pronunciado por la directora de Guakía Ambiente, Michela Izzo, durante la inauguración del sistema microhidroeléctrico de Magazen, 15 de junio de 2016.

La inauguración de un proyecto microhidroeléctrico siempre es un momento extraordinario, donde la comunidad y todas las personas e instituciones que han venido acompañando el proceso celebran juntos el éxito del trabajo hecho y los buenos resultados obtenidos con gran esfuerzo.

En el caso de Magazen, la inauguración tiene un valor aún más extraordinario: la llegada de la luz aquí, en esta comunidad tan remota, llena los corazones de todos nosotros de una alegría que es difícil expresar en palabras.

La manifestación más bella de lo que este proyecto representa para Magazen y el país entero queda marcada en el cemento del desarenador, donde una persona escribió: "Haití puede cambiar"... y esto es el sentir de todos nosotros que hemos venido acompañando a la comunidad en el proceso y que estamos aquí en el día de hoy.

Como dijo Esteban: "Si las comunidades pobres y ricas del mundo miráramos a este pueblo, a este país, con los ojos con los que lo estamos viendo este conglomerado de hombres y mujeres que estamos colaborando con la comunidad de Magazen, un futuro próspero esperará a Haití".

Estamos seguros de que es así. Creemos firmemente que ningún ser humano nace con el destino de ser pobre.

La escasez de recursos económicos y la falta de acceso a servicios básicos son fruto de condiciones que pueden ser cambiadas. Cada ser humano tiene derecho a una vida sana y digna, así como a tener alternativas que le permitan elegir las opciones que lo hacen sentir feliz.

Nadie puede elegir donde nacer, pero sí, una vez en este mundo, podemos decidir marcar la diferencia y trabajar duro para promover nuestro desarrollo y el de los demás.

La microhidroeléctrica de Magazen tiene en sí todo esto.

Su entrada en funcionamiento demuestra que es justo seguir un sueño, con los pies bien plantados en la tierra. Ante los ojos de muchos, por mucho tiempo, tener "luz de agua" en Magazen era el sueño de unos locos, que gastaban mucho sudor y muchos zapatos caminando entre lomas en búsqueda de la fuente de agua apropiada... pero el desarrollo necesita visionarios, y Tonton y Polito han sido visionarios, manteniéndose firmes hasta en los momentos más difíciles.

Y, a final de cuenta, hoy no estamos celebrando solamente la llegada de la electricidad a Magazen, sino, aún más,, el crecimiento que su gente ha conseguido en el proceso.

Uno de los desafíos más grandes para las personas de Magazen ha sido confiar en si misma, creer en la posibilidad de manejar el proyecto y sus recursos de manera transparente y honesta... y así ha sido, desde el primer momento hasta el sol de hoy...

La gente ha aprendido que no nos hace ricos lo que nos donan, sino lo bueno que logramos aprender y replicar. Ha aprendido que salimos de la pobreza cuando empezamos a invertir nuestros recursos, para añadirles valor agregado.

Para que esto ocurra, sin embargo, es indispensable contar con personas e instituciones que ponen el fondo semilla y acompañan a la gente para que arranque y ponga en funcionamiento este círculo virtuoso.

Y cuando trabajamos juntos, logramos superar muchos miedos y barreras, que derivan más de razones culturales que de causas reales. Para que se pudieran superar todos los obstáculos ligados a la lejanía y la dificultad de acceso a Magazen, fue necesaria la colaboración generosa de muchas personas de diferentes países, entre los cuales República Dominicana ha constituido un actor fundamental.

El éxito que estamos celebrando hoy es fruto de este esfuerzo conjunto que demuestra que, si trabajamos juntos, no perdemos nuestra historia, nuestra cultura, ni nuestros valores, pero sí ganamos un espacio de crecimiento mutuo.

Cuando compartimos el esfuerzo para alcanzar un objetivo común, nuestros vecinos dejan de ser enemigos y se convierten en amigos con quienes podemos trabajar para el desarrollo de un modelo de gestión sostenible del territorio. Magazen nos enseña que, en la medida en que nuestros vecinos están bien, nosotros mismos vivimos mejor.

La llegada de la "luz de agua" a Magazen nos ha enseñado una manera de trabajar... Hemos alcanzado solamente una meta, muchas más se nos presentan por delante: la escuela, el camino de acceso, los sistemas agroforestales y las empresas que podrán surgir a partir del uso de la electricidad. Y, cosa muy importante, Magazen puede enseñar a otras comunidades haitianas cómo trabajar para el logro de un objetivo común. En Haití, otras comunidades tienen potencial para desarrollar proyectos parecidos: Mont.Organisé ya ha iniciado el proceso.

Tantos desafíos nos esperan y los enfrentaremos con la seguridad de quienes saben que Haití y todos nosotros podemos cambiar para hacer de este mundo un sitio mejor.

Michela Izzo

 



guakia logo

Nuestra Dirección

Calle Juan Sánchez Ramírez No. 32,
Recinto de Post Grado UASD, Edif. de aulas, 2ndo nivel

Gazcue, Santo Domingo, República Dominicana

Contáctanos Aquí

info [AT] guakiambiente [DOT] org